Fe, Ayuno y Oración, las armas poderosas para destruir al maligno

Mateo 4:

1 Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto, para ser tentado por el diablo. 2 Y después de haber ayunado cuarenta días y cuarenta noches, tuvo hambre. 3 Y vino a él el tentador, y le dijo: Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan. 4 El respondió y dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios. 5 Entonces el diablo le llevó a la santa ciudad, y le puso sobre el pináculo del templo, 6 y le dijo: Si eres Hijo de Dios, échate abajo; porque escrito está: A sus ángeles mandará acerca de ti, y, En sus manos te sostendrán, Para que no tropieces con tu pie en piedra. 7 Jesús le dijo: Escrito está también: No tentarás al Señor tu Dios. 8 Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos los reinos del mundo y la gloria de ellos, 9 y le dijo: Todo esto te daré, si postrado me adorares. 10 Entonces Jesús le dijo: Vete, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él sólo servirás. 11 El diablo entonces le dejó; y he aquí vinieron ángeles y le servían.

Satanás es el rey de las mentiras, el engañador por excelencia, el tentador, al que debemos resistir, Santiago 4:7 Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros. Vemos fue lo que Jesús el gran Maestro nos enseña en nuestra cita de hoy. De nuestra fe aptitud, actitud y determinación, dependerá nuestra victoria en la guerra contra el maligno, su ejército y maquinaciones, una parte le corresponde a Dios pero otra a Nosotros. Recordemos nuestras armas no son carnales sino Poderosas en Dios para destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo, 2 Corintios 10:4-5.

Jesús derribó todo argumento del maligno, contrarrestó toda palabra, mentira, seducción con la Santa Palabra de Dios, acaso no debemos hacer lo mismo? Te invito leas el libro Guerra de Palabras del Apóstol Santiago Ponciano y 21 días de ayuno por Jentezen Franklin nos dan las estrategias.

Otra arma poderosa y la primera usada por Jesús en el desierto fue el Ayuno, hay muchas controversias unos dicen es religiosidad, pasó de modas, eso fue en el Antiguo Testamento, es pasar Hambre, Dios no se complace en los sacrificios, etc. etc. ¿Y me preguntó acaso cómo cristianos no debemos seguir a Cristo? ¿Imitar lo que hizo cumplir con su testimonio? Les dijo a los discípulos en Mateo 17:21 Pero este género no sale sino con oración y ayuno. Al ver no tuvieron autoridad, sobre el demonio poseía al muchacho endemoniado.

 ¡Explícito está! Hay armas específicas para cada género de demonios, ¿acaso si las unimos como Jesús no podremos derribarlos a todos? ¿No le creas las mentiras al diablo, que te dijo? ¿No puedes, no llegarás, no sanarás, no te casarás, no tendrás hijos? ¿Y cuantos no, no más? Mientras mayor sea el propósito de Dios en tu vida y ministerio mayor será su esfuerzo por destruirte y abortes el propósito de Dios, salgas del plan divino, la Biblia nos dice que Todo lo Puedo en Cristo nos Fortalece.

Dios te bendiga,

Luz Cruz

Santo Domingo, República Dominicana

josue 2
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email

Empieza a recibir contenido de valor en tu vida desde el correo.