Les voy a comentar algunas cosas en las que he estado pensando y meditando.

Las redes están atiborradas de mensajes sobre el virus que nos visita, y veo como se envían y sacan tantos remedios, curas y consejos para evitar o zafarse de este mal…..Bueno!

También envían frases y dichos que a veces nos hacen sonreír, pero que en muchos casos son reales, tales como esta:

“Para estar encerrado en un hospital enfermo, mejor es estar encerrado en tu casa y sano”

Otros videos o comentarios nos motivan a perseverar y cuidarnos, a obedecer los reglamentos de las autoridades pertinentes; recordemos que en la obediencia hay bendición.

Dios se agrada de la gente cuerda, entendida y no de los necios, además estas medidas son para bien nuestro y de toda la ciudadanía.

Me uno a todos aquellos que han hablado de una manera positiva sobre sacar lo mejor de este tiempo de aflicción, tan duro, difícil e inesperado.  De buscar el lado bueno, pues no hacemos nada con mostrar una actitud negativa o quejosa, pues con eso nada logramos.

De agradecer al Señor por todo, por los buenos y malos tiempos.

Por todo lo que se está haciendo a la fecha, claro, quizás aun debemos “ajustar”, arreglar o revisar algunas cosas, pero sin críticas ni comentarios despectivos. Pienso que se está intentando hacer lo mejor, recordemos que somos humanos, todos nos sentimos un poco agobiados y preocupados con esta situación tan apremiante y dificultosa, si, así es!

¡TODOS!, desde el presidente hasta el más humilde y sencillo de nuestros ciudadanos tenemos responsabilidad en esto y todos debemos involucrarnos, cada quien hacer su parte. Por eso creo que debemos tener calma y paciencia, esperando que con la ayuda de Dios la tormenta pase, porque pasará como todo en esta vida. ¡Aleluya!

Leyendo hace un rato en mi devocional del mediodía meditaba en el capítulo 3 del libro de  Eclesiastés primera parte que nos habla de los tiempos que vivimos.

“Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora.

Tiempo de nacer, y tiempo de morir; tiempo de plantar, y tiempo de arrancar lo plantado; tiempo de matar, y tiempo de curar; tiempo de destruir, y tiempo de edificar; tiempo de llorar, y tiempo de reír; tiempo de endechar, y tiempo de bailar; tiempo de esparcir piedras, y tiempo de juntar piedras; tiempo de abrazar, y tiempo de abstenerse de abrazar;

Tiempo de buscar, y tiempo de perder; tiempo de guardar, y tiempo de desechar; tiempo de romper, y tiempo de coser; tiempo de callar, y tiempo de hablar; tiempo de amar, y tiempo de aborrecer; tiempo de guerra, y tiempo de paz”.

Estos son momentos, días, muy especiales y delicados para toda la humanidad, y concuerdo con muchos, de que Dios quiere decirnos algo, enseñarnos algo, mostrarnos algo, y debemos estar abiertos y sensibles a su voz, a su enseñanza.

Hoy me enviaron un video muy hermoso, donde nos habla de que la naturaleza esta alegre, feliz, pues le han dado un respiro, descanso de tanta contaminación, de tirar basura en sus playas, de talar sus árboles, de pisotear su grama, de ensuciarle sus ríos, de sacarle piedras, arena, de maltratarla y debilitarla, ¡Aleluya!

Así mismo el Señor ha querido darle a toda la humanidad que también es parte de su naturaleza, un descanso, a pesar de la crisis, el luto, llanto y dolor de tantos, sí.

Una tregua para que pensemos, analicemos nuestra vida, y meditemos en nuestro andar.

Una tregua para que nos revisemos y vivamos en armonía los unos con los otros.

Una tregua para que cese el odio, desamor, rencor y falta de fe en El.

Una tregua para que pensemos en El, para amar mas, para cambiar nuestro paradigma de las cosas.

Una tregua para que seamos más humanos, compasivos; y recordemos que todos somos iguales, todos fuimos creados por el mismo Dios, padre de toda la creación y todo lo que existe y se mueve en esa tierra.

Por último, recuerdo cuando en los inicios de mi fe, hace mas de 35 años, y aun hace poco, cuando se inició esta era cibernética, que muchos predicadores y pastores, claro, en su fe, sin ninguna malicia, nos instaban a botar ese “cajón del diablo” llamado televisión, porque en nada nos edificaba, igual el uso de las redes de Internet fueron muy criticadas y al principio cuestionadas, y hasta prohibida entre un grupo del pueblo de Dios; y ver entonces, como estas han sido y son de tanto valor en estos últimos tiempos para propalar y anunciar las “Buenas Nuevas de Salvación”, la palabra de Dios; y como ahora son utilizadas no solo para que prediquemos y oremos por medio de estos chats y páginas especiales de encuentro, sino también usadas por la ciencia misma en bien de toda la humanidad.

¡ALELUYA! ¡ALELUYA!

Y es que como dice la palabra de Dios en Romanos 8:28

“Y sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien, esto es, para los que son llamados conforme a su propósito”, y yo diría: Aun para muchos pues la misericordia de Dios es muy grande y nos alcanza a todos, y la muestra es Jesucristo.

Que la paz de Dios, su gracia y su misericordia este con todos ustedes mi amados amigos.

Nurys Dicló.

Santo Domingo, República Dominicana.

josue 2
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email

Empieza a recibir contenido de valor en tu vida desde el correo.