Planificación inteligente para el 2020

Si algo me ha ocupado en estos días es lo mismo que a la mayoría de las personas, planear para el próximo año.

Planificar no es sencillo y amerita tiempo, creo que un buen planificador ya para éste tiempo lo ha hecho, pero como nunca es tarde, la buena noticia es que si aún no has planificado, ¡hay tiempo!

Acostumbro iniciar la tarea de planificar consultando a Dios para alinearme a sus propósitos, pues creo en el modelo de oración del Padre Nuestro, donde Jesús nos enseña a pedir «Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo», y si de verdad soy cristiana, debo buscar primero la perfecta voluntad de Dios en lugar de mis deseos, para ponerlos por obra.

En esta ocasión Dios respondiendo a la consulta me dice a través de su Palabra, la Biblia, este consejo que les comparto:

«Dejad las simplezas, y vivid, Y andad por el camino de la inteligencia.» Proverbios 9:6

¡Wao! Dejar las simplezas para vivir…

“Renunciar a las simplezas y vivir, siendo inteligentes”

Simplezas en este contexto hace alusión a las maneras ingenuas y tontas de asumir y hacer las cosas.

Ante la llegada de una nueva década que marca el año 2020, llegarán cosas nuevas.

Los nuevos comienzos cuando son anunciados generan mucha algarabía y alegría; las ilusiones y expectativas se acrecientan y un júbilo invade las almas, ¡Eso se vale!, ¿Quién no ha saltado, gritado, o aplaudido de júbilo ante una buena nueva?, Estas buenas noticias son necesarias, pues impregnan de motivación y entusiasmo las vidas. Ahora bien, “Todo nuevo comienzo, trae nuevos retos y nuevas responsabilidades”, por lo tanto, no seamos ingenuos, ni pensemos como simples, asumamos con inteligencia lo porvenir.

De pronto pareciera que estoy dando un tono pesimista a la llegada de un nuevo año, pero no se trata de esto. En mis prácticas como consejera, me he dado cuenta que cada año debo recibir personas con ciertas connotaciones de frustración por el mal manejo de las expectativas y por las maneras ingenuas de asumir los proyectos nuevos cargados de ilusiones. Matrimonios desalentados, negocios demandantes,  padres decepcionados y cansados, nuevos propietarios de casas, vehículos, nuevos universitarios, Que se preguntan ¿Y era así?

De haberlo sabido…

Denotando cansancio o decepción. ¡Cuidado!

Ante nuevos proyectos se hace indispensable considerar las alteraciones que traerán a nuestras vidas y por eso recomiendo que se planifique todo, hasta los imprevistos; llamemos a esta planificación asumiendo el consejo Bíblico “Una planificación inteligente”.

La propuesta de una planificación inteligente implicaría considerar lo siguiente:

  • Dependencia a la perfecta voluntad de Dios.

Es decir, hacer las cosas como Dios manda, aunque sea en contra de la corriente o pensamiento actual; velar por los detalles que él nos da.  Pero ¿Cómo podemos saber lo que Dios quiere?, Consultándolo por medio de las sagradas escrituras; los que ya tenemos una relación íntima con Dios sabemos cómo se hace. Si eres una persona que apenas te inicias o decides entrar en una relación de intimidad con Dios, no temas no saber escucharlo, Él no hace acepción de personas y estoy segura que te hablará a través de la Biblia; también Dios ha establecido dones y ministerios que ha entregado a personas que le sirven, para que precisamente sean instrumentos de Él y llenos de su Espíritu, te den la asistencia amorosa hasta que aprendas a consultar a Dios por ti mismo, resultado de tu crecimiento y madurez espiritual. Conocido esto, puedo asegurar que el tener pendiente la dirección que Dios da con sus respectivos detalles y obedecerlos, nos asegura la victoria.

  • Actitud Flexible a Dios.

 Mi esposo usualmente dice: “Dios no dobla siempre por la misma esquina”.

¿Qué quiere decir esto?, que Él nos da la dirección, pero cuidado con las expectativas que ponemos en creer que Él lo hará con nosotros como lo ha hecho con otros, Dios todavía sigue haciendo cosas nuevas, Él es creador. Así que Él puede darle un giro a las cosas.

  • Listos para las Contingencias.

Me gusta pensar en el nacimiento de un bebé, ¡Que Alegría!, ¡Cuánto trabajo!

Los buenos acontecimientos traen sus retos, no pienses que todo será en bola de humo, siempre hay un precio que pagar y unas contingencias que afrontar, desde enfermedad hasta  persecución, es normal.

Sí, es normal que un negocio nuevo amerite más inyección de capital y que tengas que eximirte de gastos en los que incurrías y tengas que abstenerte de gustos hasta que llegue el tiempo de la estabilidad, por eso hay que prepararse con conocimiento, consejos, decisiones, para soportar con estrategias idóneas las contingencias que seguro se presentarán. Eso también se puede pensar y planificar.

  • Reconocimiento de un plan Final.

«Yo se los pensamientos o planes que tengo acerca de ustedes, pensamientos o planes de bien y no de mal para darles el fin que esperan» Jeremías 29:11

Dios planifica el fin, planificarlo no es malo, ni morboso, ¡Es inteligente!

Hace un tiempo mi esposo y yo elegimos un plan funerario, algunos nos tildaron de pesimistas pensando que esa inversión sería mejor en otro asunto, quizás porque todavía gozamos de cierta juventud. Pero, ¿Quién dijo que se muere viejo?; Jesús, murió a los 33 años, y gracias al plan funerario de José de Arimatea, tuvo una digna sepultura, ¡Ja!, perdóname lo jocoso, pero quizás nuestro plan lo uses tu primero; lo importante es que nos dejemos guiar por el consejo de ser precavidos, para nuestro bien o el de otros.

La Biblia dice que Jesús vino a la Suyo, Juan 3:11,  vino enfocado a cumplir una misión, no a hacer dinero ni a comprar tumbas, Dios direccionó a José de Arimatea, a preparar el lugar de su sepultura; Aquí radica la relevancia de consultar y conocer la perfecta voluntad de Dios; Tan necesario, era una cosa como la otra para que todo resulte sin desperdicios.  ¡A Dios no se le va una!, Él ha dicho que tiene todo calculado, ¡Mejor que el Chapulín Colorado!

Las cosas hasta este momento en la tierra, tienen su comienzo y su fin. Así que si algo para este año debe terminar, no te frustres, es parte de lo nuevo.

Por mi parte, acabo de cumplir un ciclo, de terminar unos proyectos pero con la llegada de esta nueva década me esperan nuevos comienzos que me apasionan : Un nieto, una nueva experiencia en la radio, cambios en mis rutinas, nuevas adquisiciones, y nuevas producciones literarias, todo revelado del mismo corazón de Dios; Esto es lo que me da seguridad y entusiasmo para abrirme al 2020 con la conciencia de que vendrán las pruebas, en calidad de obstáculos, tentaciones, persecuciones y realidades, pero con la certeza de un final inteligentemente planificado, que aún en medio de tristezas o éxitos me hará feliz, al poseer el gozo de la obediencia.

Comparto de mis vivencias para animarte a renunciar a las simplezas y a vivir andando por el camino de la inteligencia. Oro a nuestro Señor Todopoderoso que en este 2020, te bendiga con la verdadera riqueza, salvación y reino; Lo demás viene con la inteligencia contenida en la obediencia.

«Cerca, Lejos y Siempre, en la luz Reino.”

Pastora Beris Castellanos.

Santiago, República Dominicana.

josue 2
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email

Empieza a recibir contenido de valor en tu vida desde el correo.