¡La verdad es, que esto no es un cuento, no!

Ya casi pasan las celebraciones de Navidad, estamos en la estación de la fiesta de los famosos reyes, que más que reyes eran estudiosos de las estrellas que poseían el don no solo de la ciencia o conocimiento, si no también del discernimiento espiritual, pues ellos podían discernir verdades profetizadas como la llegada de un rey, mesías o salvador a la par de conocer las estrellas pues eran astrónomos.

¿Por qué resalto esto en este momento?, porque para mucha gente, con la celebración de los magos, termina la Navidad y algunos a quienes le gusta tanto la temporada para seguir las fiestas toman como excusa, al menos en mi país, el celebrar la Vieja Belén;  Bueno, ¡se vale!, contra lo bueno no hay ley.

Yo, como tantos, me identifico con la celebración de la Navidad, sin miedos a estar equivocada, con la fecha, si fue o no fue en éste tiempo, con la cultura capitalista de comercializar y explotar un mercado, con el paganismo mezclado a las esencias de la celebración y con las corrompidas maneras de celebrar con glotonerías, borracheras, malgastos, entre otras costumbres paganas, pues ¡La celebro el año completito!, porque Navidad es Cristo, y la verdad es que esto no es un cuento, es una historia.

¿Por qué hablar de este tema ahora?, porque quitar los adornos, reintegrarnos al trabajo de un nuevo año, retomar el presupuesto, entre otras cosas post fiestas, trae a muchos la nostalgia y el vacío resultado de la intensidad de la celebración y es como si enero pareciera interminable a la par de las resacas de toda índole; Muy pocos pueden exhibir en sus cuentas un doble sueldo completo, en el caso de los dominicanos que reciben en diciembre un sueldo #13,  que al llegar enero en su mayoría ya lo han gastado.

Estos detalles los resalto porque para muchos, eso es la Navidad y lo toman como un cuento, sin entender, que es una historia veraz a la cual se le ha alterado su esencia, y esto ha provocado que la percepción de muchos alrededor de la figura de Jesucristo y sus verdades, también estén alteradas; permíteme explicarlo con las siguientes verdades:

– El nacimiento de Jesús fue profetizado, existen las evidencias contundentes de dichas profecías.

– Jesús ¡sí existió!, es una persona histórica, no un personaje de un cuento.

– Su existencia, ha marcado la cosmovisión de individuos por la relevancia e influencia de sus enseñanzas.

– Su muerte, dejó evidencias y marcó la historia en un antes y después, en documentos seculares, entiéndase, político, geográfico, científico, y demográfico, cultural y religioso.

– Su resurreción, aún hoy día se constituye en la fuerza de la fe, que vive el cristianismo, ante las manifestaciones, sobrenaturales que aún en este siglo XXI, se manifiesta en la vida de aquellos que se exponen a su poder y experimentan experiencias espirituales como la sanidad, la restauración, la prosperidad, el amor, la seguridad de salvación, entre otras manifestaciones en Su Nombre, que supera a todo nombre que se pudiera proclamar aquí en la tierra.

¿Para qué traigo esto a memoria?, Para aprovechar el contexto y preguntarte, ¿De veras crees en la Navidad? ¿Crees que Jesucristo vino a salvar a la humanidad?, Yo si creo, creo que él es Dios, evidencias hubo y hay.

Pero lo más relevante de todo es:

– Que así como fue profetizado su nacimiento, así está profetizado su regreso.

– No entiendo cómo hay personas que dicen creer en la navidad, y no creen en el retorno de Jesús; pueden creer que Jesús nació de una virgen y lo acostaron en un pesebre y fue anunciado por profetas y ángeles y no creen que lo que está profetizado de su regreso a la tierra es verdad. Me preocupa que muchos de los que aún dicen ser creyentes de Jesús, no se ocupan de velar como los magos de oriente por el cumplimiento de las profecías, y subestiman los acontecimientos que están ocurriendo viviendo con la mirada en la cotidianidad, en afanes, pero no se ocupan de estar atentos y velando por el regreso de Jesucristo.

Yo creo que Cristo viene otra vez, no viene como en la navidad, ahora viene como Rey, dice la profecía que viene de sorpresa, el día y la hora nadie lo sabe, solo está en potestad de Dios, pero de que ocurrirá, ocurrirá, ¡La verdad es, que esto no es un cuento, no!

Quiero llamar tu atención, invitándote a leer en la Biblia, la historia de los magos de oriente, hombres de ciencia, poseedores de riquezas, espirituales y obedientes a la palabra y anuncio de Dios; su historia no se circunscribe solo a llevar regalos a Jesús, es más que eso, fueron un modelo de que es posible ser obedientes a Dios a pesar de lo que somos o tenemos, te invito a ir al evangelio de Lucas y en sus primeros capítulos conocer de la fuente fidedigna la verdadera historia de la navidad para que te pongas alerta a la próxima profecía del Mesías Jesús, que se manifestará en su segunda venida a la tierra, léelo también en los evangelios.

No subestimes este artículo, no se trata de religión si no de revelación de la expectativa en la que estamos advertidos de un movimiento mundial y de verdad solo te animo a cuidar

de tener una fe genuina y no basada en lo cultural o tradicional, que casi siempre viene con alteraciones viciadas de argumentos interesados en sacar ventajas particulares de todo, distorsionando la verdad.

La invitación es a tomar una decisión sabia en esta década que inicia, ¿Por qué no renunciar a la práctica de Vicente, dónde lo lleva la gente? ¿Por qué no ser juiciosos en  nuestras creencias, así como los Magos y consultar las verdades de Dios para vivir con sabiduría?

Es menester, celebrar con sentido sin perder el destino, Así como dice el Salmo 90:12 «Enséñanos de tal modo a contar nuestros días, Que traigamos al corazón sabiduría.»

Que la próxima y pronta Navidad sea el nacimiento de la verdad en tu corazón, en una conciencia de ese  acontecimiento tan grande que ya las señales, gritan, ¡Jesús vuelve! , ¡Esto no es un cuento, no!

La verdad es, que las condiciones para su regreso ya están dadas y siendo cumplidas; que no te tome de sorpresa como al rey Herodes, ¡La verdad es que éstas profecías, ya están reveladas; consúltalo en la Biblia, ¡No es un cuento, es una verdad!

¡El Rey viene otra vez!

Cerca, Lejos y Siempre, en la luz del Reino,

Pastora Beris Castellanos.

Santiago, República Dominicana.

josue 2
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email

Empieza a recibir contenido de valor en tu vida desde el correo.